BeautyFashionOrganizaciónViajes

#HacheViaja – Qué llevo en el bolso de mano (mochila)

Les cuento en detalle cómo me preparo para subir al avión

Qué me gustaría llevar? Nada. Mi deseo máximo es no tener que llevar cosas en el avión o el micro y no cargar más nada, pero la realidad no me acompaña. Mi contradicción interior reside en que me gusta ser precavida, entonces llevo bastante. Por suerte aprendí (y lo seguiré haciendo) de mis errores y hoy me considero más práctica que hace algunos años. En este post quiero contarles qué llevo y porqué lo llevo, para que les sirva de referencia o como consejo. Tal vez quieran hacer su bolso igual al mío o totalmente diferente!

Lo primero que me viene a la cabeza al momento de viajar es la mochila, cartera o bolso que voy a llevar en el avión, en el auto, el micro o el medio de transporte que corresponda. Para viajes cortos elijo una cartera pequeña en la que pongo lo mínimo indispensable, pero para viajes más largos elijo una mochila, que uso también al momento de recorrer durante todo el día una ciudad o salir de excursión. La mochila me resulta más cómoda para cargar durante varias horas, porque el peso está repartido mejor en la espalda. Amo una buena cartera, pero luego de un tiempo cargándola, el hombro que la sostiene comienza a dolerme y detesto sentirme incómoda.

En viajes anteriores llevé mochilas grandes pero eran una trampa mortal, porque tendía a llenarlas con objetivos innecesarios, por eso les decía al comienzo que aprendí de mis errores. Para mis últimos viajes elegí una mochila mediana, con el espacio justo para cargar lo que me resulta clave llevar conmigo.

DATO
Para este viaje quise tener una mochi nueva y elegí una de Matriona. El modelo de llama Mochila y viene en varios colores con lunares. El material es lona estampada y el forro del interior es de color naranja pastel. Tiene un buen tamaño y las tiras tienen un buen ancho, para que sea cómodo llevarla.

Les detallo a continuación el contenido de mi súper mochila.

  • Documentos: Elijo siempre llevar un porta documentos en el que concentro todas las cosas. Me gusta estar bien organizada y no dividir los pasaportes, autorizaciones, declaración de afip, etc. por todos lados. Este año estreno el portadocumentos de Bai, una marca argentina, de una emprendedora que tuve el gusto de conocer. Siempre llevo una lapicera y les cuento que no hay nada que me moleste más en el avión que alguien al lado especulando con pedirme la lapicera. Sentir la ansiedad del otro y cómo están mirando hasta que levantás la birome del papel, me desespera. Siempre hay que llevar, es obvio que hay que completar formularios.
    Este viaje estreno un portadocumentos de Bai Bags, que tiene buen tamaño y entra todo lo que tengo que llevar. Es una marca con fuerza emprendedora y con productos que resuelven de buena forma las necesidades que tenemos al momento de viajar.
  • Una muda de ropa interior: nunca se sabe y si hay que pasar la noche en un hotel sin valijas, al menos quiero saber que voy a darme una ducha y a ponerme una bombacha limpia.
  • Tablet: yo tengo un iPad y si bien me gustaría poder ponerlo en la valija, no es recomendable por los robos en todos los aeropuertos.
  • Kindle: llevo mi libro favorito y aunque tenga tres mil páginas, pesa lo mismo que una revistita. Si tengo que recomendarle a alguien que se compre un libro, le recomiendo el Kindle. Ahí puede tener miles y es lo más!

  • Auriculares: tengo pendiente comprarme uno más compactos, pero no me gustan los que se meten en la oreja, porque me hacen doler.
  • Billetera: en el día a día uso una grande, pero para viajar me gusta una pequeña, que me resulta más cómoda para llevar. Tengo una que me regalaron unos amigos hace algunos años y la uso siempre en los viajes.
  • Necessaire: un tema para las mujeres como yo, que tenemos una rutina cargada de cosas. Lo mejor es simplificar. Elijo un modelo con el espacio justo y no llevo nada de maquillaje en viajes largos.

    Elegí un modelo de Matriona que trae dos sobres y uno es transparente.
    Cepillo de dientes: una versión compacta y una mini pasta. Por razones obvias.
    Pañuelitos descartables
    Toallitas antibacteriales: para higienizarme durante el vuelo, al margen de lavarme las manos en el baño, obviamente. Suelen tener un aroma refrescante también, que me ayuda a levantar cuando el aire está un poco pesado después de varias horas (en los micros pasa igual). Compro los paquetes pequeños que venden en la farmacia, de la marca que tenga promoción.
    Bálsamo Labial: fundamental para mi, porque los labios se me secan en todo momento y me gusta mantenerlos hidratados. Mis favoritos: Chapstick Cake Butter y Burt´s Bees de Pera y Coco
    Agua micelar pequeña y 4 discos de algodón: para limpiarme el rostro antes y después de dormir y sacarme la grasitud. Y si, cuento los discos de algodón y los separo. No llevo de más.
    Una crema de rostro bien pequeña o en un tarrito mini: para hidratar la piel, que se súper seca en los ambientes con tanto aire acondicionado. En la foto ven que es bien pequeño. Pueden poner un poco de su crema favorita en un tarrito y listo.
    Un gancho para el pelo y una gomita.
    Antifaz para dormir: clave para poder dormir mejor, con buena oscuridad en cualquier transporte. Me ayuda muchísimo.
  • Toalla de mano: bien pequeña, para poder secarme bien la cara al refrescarme en el avión o en una escala. A veces no hay papel y uno queda como descolocado. Poner la cara debajo del secador de aire no es una opción.
  • Cables y cargadores: antes había que llevar un pack con 200 pilas y hoy somos dependientes de los cables. Por suerte esta vez estoy preparada, con un organizador de cables de Bai Bags, que tiene elásticos y bolsillos para guardar todo prolijo. Lo mejor es que no es enredan, porque quedan bien separados.
  • Toalla de mano: una muy pequeña, para utilizar en la cara o al lavarme los dientes.
  • Snacks: armé unas bolsitas con frutos secos.
  • Anteojos de sol
  • Campera: tengo una Uniqlo de esas que se ponen en una bolsita y por suerte entra perfecto en la mochila. Me resulta fundamental para llegar a destino, donde va a hacer frío, o poder tener un abrigo a mano. También es cómodo, porque no tengo que cargar la campera como un extra hasta el final del viaje, cuando tendré que usarla.

Bueno, eso es todo lo que llevo la mochila que subo al avión. Parece bastante pero, como les dije al comienzo, hay cosas que tengo que llevar conmigo, como el iPad. También la campera, porque el destino tiene tempreraturas bien frías y no puedo salir del aeropuerto con un buzo.

Trato de no tener otras cosas en la mano, para estar cómoda y reducir la posibilidad de perder algo. Lo único ue tengo que llevar en la mano es la almohadita del avión, pero la engancho a la mochila y listo!

Espero que el post les resulte útil. Me encantaría leer sus sugerencias y comentarios. Me pueden seguir en Instagram para ver más sobre el viaje. También haré posteos por aquí, al regresar. Mi usuario:@lauhachebeauty

1 Comment

  1. Me encantan estos posts de chusmear los bolsos de mano ajenos. Yo le sumo una botella de agua chica vacía siempre para tomar algo en el aeropuerto o cargar para llevar hasta llegar al hotel del destino. Y siempre llevo algún cuaderno que destino a escribir sobre nuestro viaje. Además varias opciones de snacks libres de gluten porque soy celíaca y no siempre consigo opciones en aeropuertos o vuelos.
    Buen viaje! Yo ya te sigo en viaje
    Ana

Tus ideas y comentarios son importantes!

%d bloggers like this: