BeautyMake upReviews

Reseña: base Colorstay Full Cover de Revlon

Me encanta probar bases y por lo general la línea Colorstay de Revlon tiene buenas propuestas. La base Colorstay Full Cover promete tener acabado mate de cobertura total y duración de 24 horas. La marca también dice que es fácil de aplicar y que no se apelmaza ni pesa sobre la piel. Con esas premisas me propuse probar la base y lo hice durante varios días, para poder darles mi opinión completa, basada en el uso real y constante. ¿La recomiendo o no?

Como dije anteriormente, la línea Colorstay suele tener buenas propuestas y me gustó que la presentación fuera en un tubo de xxml , aunque se pierda la fuerza de una linda botella de vidrio. El tubo me parece práctico para trasladar y con menos riesgos de rotura. 
La textura es tipo mousse y cuando la toqué por primera vez me recordó a otra base de la línea que se llamaba Colorstay Whipped y que venía en un tarro bajo de vidrio. ¿Alguien se acuerda?
La aplicación me resultó muy sencilla: tanto con la esponja como con los dedos se logra un lindo resultado. Es muy fácil de esfumar y la textura mousse es muy suave sobre la piel. Logré un acabado prolijo en todas las ocasiones y la piel quedó matificada, pero no con aspecto seco o quebradizo. La cobertura es alta pero no total, algo en lo que difiero con lo que promete la marca: tengo algunas manchas y se traslucían un poco.
La duración de la base Colorstay Full Cover me pareció buena, aunque no de 24 horas. Luego de una jornada laboral el aspecto inicial se pierde, pero no se quiebra por completo. La puse a prueba los peores días de calor en Buenos Aires (casi 40 grados de sensación térmica) y se mantuvo estable hasta después del mediodía. Estar media hora abajo del sol esperando ser atendida en la verdulería fue letal y la zona de la frente comenzó a verse extraña. Me pareció algo esperable, por eso la seguí usando otros días con un clima más estable.
Me gustó y la voy a seguir usando por su fácil aplicación y acabado natural. Creo que la textura mousse es mucho más fácil de graduar y controlar que una líquida, por lo que también es una buena opción para principiantes. Yo usé el tono 210 y me funcionó perfecto, aunque considero que la oferta de colores podría mejorar en nuestro país. Creo que de los 16 tonos originales solo llegaron 4. 
Creo que se trata de una linda base para pieles mixtas o grasas, aunque no creo que funcione tan bien en pieles secas. A lo largo de las horas puede aparecer un poco de brillo, pero no me pareció excesivo y se puede controlar. El rubor en polvo y el iluminador en crema que usé se adhirieron genial a la base y duraron muchísimo, sin que se vieran apelmazados o tipo parches. La recomiendo.
Otros datos: el precio aproximado es $510.- y se consigue en Falabella (físico y online), Pigmento, Farmacity y Get the Look, entre otras perfumerías y farmacias.
Te gustó la reseña? Podés leer otras:

Tus ideas y comentarios son importantes!

%d bloggers like this: